No alcanzó para un Sebastián

pedestre

Plaza Cívica y Recreativa Paseo de la Viga. Imagen: Jimena de Gortari Plaza Cívica y Recreativa Paseo de la Viga. Imagen: Jimena de Gortari

La diferencia entre un espacio baldío y una plaza cívica y recreativa la hacen la colocación de algo ligeramente parecido a un templo griego y un pedestalito con una placa de bronce.

En una ciudad donde el techo a dos aguas es una rareza propia de excéntricos, colocar dos planos inclinados de concreto pintados de blanco sobre un par de columnas de igual color debe interpretarse como homenaje a la cultura helénica, cuna de la democracia, y de allí la asociación con el carácter cívico de la plaza. Un nuevo orden clásico, más económico que el de por sí económico dórico, ve realzada su dimensión cívica por el pedestalito sobre tres gradas (estilóbato y estereóbatos en la arquitectura del templo griego, aunque aquí sin templo encima) con plaquita de bronce encima, homenaje a un héroe olvidado…

Ver la entrada original 218 palabras más

Anuncios

Autor: Jimena

Antropóloga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s