ATS | ¿UNA SOLUCIÓN ESTÉTICA PARA REPARAR UNA REALIDAD SOCIAL?

r4

Por Ingrid Morris

Hace unas semanas la administración de la “Bogotá para todos” intervino la zona denominada el Bronx, en Bogotá según el alcalde porque está “no volverá a ser una república independiente del delito”[1]. Acontecimiento que fue mediatizado dejando en la memoria la manera como el gobierno rescata a niños y niñas de las mafias a la vez que hordas de hombres y mujeres sin hogar exigen con agresión que no los saque de allí.

Y mientras que la sociedad se conmueve y se convence de que la solución es extirpar este lugar de la ciudad por medio múltiples imágenes, drama, dolor rescate que los medios han multiplicado a través de diversas formas por las redes; mientras para unos ha podido más el voyerismo y la curiosidad de todo lo que pasaba allí, para otros suena incoherente como mientras en la página oficial de la Secretaría Distrital de Integración Social se menciona: “Aquí habrá mano dura contra los criminales y oferta social para los más vulnerables, los menores explotados y los habitantes de la calle”[2] y en los comunicados se muestran como se recuperan niños de las mafias. Por otro lado, se ratifica en diferentes declaraciones que la intervención al Bronx tiene un objetivo de renovación urbana muy parecido al realizado en el Cartucho[3][4]

Quizá para muchos sea fácil y real pensar que desplazar, demoler y hacer algo nuevo en el lugar realmente genera una solución, una nueva cara para la ciudad, sin embargo ¿a dónde se meten las casi 2000 personas que vivían allí?, desde esta perspectiva lo que a muchos medios se les olvidó investigar es cómo funciona el servicio de atención a los habitantes de calle que se realiza desde la Subdirección de adultez de la Secretaría Distrital de Integración Social e IDIPRON ¿Estaban preparados para esta contingencia? ¿Tienen la disposición y el presupuesto que requiere atender a las drogodependientes y/o personas sin hogar que habitaban en el Bronx? Claro está, estas preguntas partiendo de la base de que la administración no consiente la eliminación de personas vulnerables por múltiples motivos y que estas deben tener hogares alternos una vez son expulsados de su hábitat.

Quienes hemos trabajado en la atención a ciudadanos a habitantes de calle y hemos estado en otras intervenciones nos fijamos en la estrategia de atención posterior a la intervención, pues de otro modo lo más posible que puede pasar es un caos social que puede terminar perjudicando a otras poblaciones y alterando el orden de la ciudad, como de alguna manera sucedió en la intervención del Cartucho, muchos sabemos los intríngulis de esa experiencia pasada y cómo puede afectar en este caso, por ello lo quiero desarrollar en este artículo. No sin antes exponer un análisis práctico, haciendo honor a los datos y lo que podría hacer una observación pragmática metiéndome en los zapatos de quienes deben actuar con gerencia desde un modelo tecnócrata.

Seguir Leyendo

Anuncios

Autor: Jimena

Antropóloga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s