OPINIÓN | La calle, espacio público clave de las ciudades

Los espacios públicos causan un impacto positivo en el desarrollo económico, el bienestar social y el comportamiento ambiental de las ciudades. Parte superlativa de su organización componen las calles, fundamental infraestructura que define la morfología urbana, asienta los servicios públicos, y constituye el canal para desarrollar la interacción social y el intercambio de bienes y servicios, como factor clave de la calidad de vida de las ciudades.

La significación de una ciudad con calles bien planificadas se observa en los Campos Elíseos de París; Las Ramblas en Barcelona; el National Mall en Washington, DC; El Metropol Parasol (Las Zetas) y la Plaza España en Sevilla. No tienen el mismo concepto El Prado de Cochabamba, o de La Paz, e incluso la Avenida 9 de Julio de Buenos Aires, que si bien representan una red de conexión importante en la planificación del espacio, establecen en esencia su infraestructura vial.

El equilibrio que debe alcanzar la superficie vial respecto del total del suelo urbano es determinante para lograr la eficacia del desarrollo urbano, por lo que la insuficiencia de espacios públicos expone a la ciudad a una evolución lánguida y de ardua modernización. Es el caso de las calles como infraestructura vial que presenta Cochabamba, cuyo estándar de planeación del espacio no alcanza la normativa del 25 al 35 por ciento del suelo urbanizado. Además de este incumplimiento, las vías en tanto espacio público, ven amenazadas su funcionalidad, y cuantitativamente reducida su dimensión de circulación, por el avance de ocupación del comercio formal y la invasión del informal, por la ubicación de contenedores de basura, cerramientos peligrosos en edificaciones en proceso, señalética arbitraria municipal o comercial, y cualitativamente, el estado alterado por el crecimiento de raíces de árboles, lo que destaca la mala oferta de calles en nuestra ciudad.

Dos lugares, iniciales para un buen manejo de calles en Cochabamba: El centro histórico con redes a escala humana en el concepto de supermanzanas trabajadas en ciudades europeas, para preservación de la imagen histórica y establecimiento del uso social en espacios públicos solo de acceso peatonal a lo largo de las calles, amplias aceras con buen mantenimiento y limpieza, sensación de seguridad, buena iluminación, mayor cantidad de áreas arborizadas y, por tanto, más áreas con sombra que fomenten la convivencia ciudadana.

Asimismo, las degradadas márgenes del río Rocha, rehabilitadas en función del potencial urbano que presenta como proyecto de espacio público para el desarrollo social, y como infraestructura vial para la comunicación urbana intermunicipal.

 

Leer nota original

 

Anuncios

Autor: Jimena

Antropóloga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s