Seres Urbanos | El encierro de la ciudad

Según datos de las Naciones Unidas, mientras que en el año 1950 solo un 30% de la población mundial vivía en ciudades, en el año 2013 el porcentaje alcanzó el 54%. Fue entonces cuando el mundo ya se consideró ‘oficialmente’ urbano. Pero, se pronostica que en 2030 se llegará a más de un 60%, es decir, habrá 8.500 millones de personasviviendo en ciudades.

Actualmente, Asia alberga el 53% de la población urbana mundial, seguida de Europa (14%) y América Latina y el Caribe (13%). Pero, según la citada organización, en esta última región el nivel de urbanización se ha incrementado en un 240% en las útlimas tres décadas.

Hasta hoy, América Latina y Caribe ya cuenta con tres megaciudades (Ciudad de México, Sao Paulo y Buenos Aires), con poblaciones superiores a los 10 millones de habitantes; y países como Argentina, Chile, Uruguay y Venezuela exhiben tasas de urbanización superiores al 86%.

Para hacernos una idea de la dimensión de una megaciudad, ya que en España no hay ninguna, podríamos tomar como referencia lo que equivaldría a dos veces Madrid con sus alrededores; o la suma de Madrid, Barcelona y Zaragoza con sus correspondientes áreas urbanas.

El crecimiento demográfico tanto de estas megaciudades como de las metrópolis de la región de Latinoamérica y Caribe sigue en alza, lo que plantea y genera importantes problemas urbanos en el continente. La segregación residencial es uno de ellos, considerada un fenómeno urbano que no solo afecta al entorno físico construido sino también las relaciones sociales dentro de la ciudad.

La ciudad ya no es entendida como una sola unidad sino más bien, como un conjunto de unidades [o fragmentos] que conviven entre sí separados por barreras, rejas, muros, cámaras, sistemas de vigilancia y seguridad… Estos elementos divisores se convierten en herramientas indispensable para asegurar el funcionamiento de cada ‘unidad’ delimitando claramente una relación adentro-afuera, inclusión-exclusión, residente-foráneo…

“La segregación es un proceso dialéctico, en que la segregación de unos provoca al mismo tiempo y por el mismo proceso, la segregación de otros. Sigue la misma dialéctica del esclavo y el señor. (…) La segregación es un proceso necesario a la dominación social, económica y política por medio del espacio”. Flávio Villaça, enEspaço intra-urbano no Brasil.

Seguir leyendo

 

Anuncios

Autor: Jimena

Antropóloga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s