No hay destino sin proyecto

No hay destino sin proyecto

15/04/2013

POR RUBÉN PESCI* – ESPECIAL PARA ARQ

Para enfrentar las inundaciones como la sufrida en La Plata hace falta un cambio contundente en el código de edificación: limitar la ocupación del suelo al 30 o 40 % del lote, para dejar jardines con infiltración natural.

Una catástrofe socioambiental, recomendaciones urgentes

Una catástrofe socioambiental, recomendaciones urgentes

Los eventos ocurridos los días 2 y 3 de abril pasados en la Región Metropolitana de Buenos Aires y La Plata, junto a las terribles secuelas provocadas -pérdida de numerosas vidas y daños graves- pusieron nuevamente de relieve la necesidad de una impostergable intervención del Estado en el desarrollo urbano y en las condiciones de hábitat de la población.
 
 Aunque las causas de lo ocurrido responden a la convergencia de múltiples factores, Habitar Argentina considera indispensable señalar la especial implicancia que ha tenido la forma en que nuestras ciudades ocupan el territorio. La localización y calidad de los barrios y de las viviendas, las penurias que implica el acceso al suelo y a una vivienda digna -especialmente para los sectores populares- tuvieron un rol determinante en el desastre.

La Producción del Espacio Público

La Producción del Espacio Público

MARRERO GUILLAMÓN, I. 

(2008c). La producción del espacio público. Fundamentos teóricos y metodológicos para una etnografía de lo urbano. En (con)textos Revista d’antropologia i investigación social, 1 mayo

¿Por qué dicen “espacio” si están hablando en realidad de “suelo”? Sobre “El espacio público como ideología” Manuel Delgado Ruiz (Libros de la Catarata, 2011)

¿Por qué dicen “espacio” si están hablando en realidad de “suelo”? Sobre un nuevo libro propio: “El espacio público como ideología” (Libros de la Catarata, 2011)

¿De qué se habla hoy cuando se dice espacio público? Para urbanistas, arquitectos y diseñadores espaciopúblico quiere decir hoy vacío entre construcciones que hay que llenar de forma adecuada a los objetivos de promotores y autoridades, que suelen ser los mismos, por cierto. En este caso se trata de una comarca sobre la que intervenir y que intervenir, un ámbito que organizar en orden a que quede garantizada la buena fluidez entre puntos, los usos adecuados, los significados deseables, un espacio aseado que deberá servir para que las construcciones-negocio o los edificios oficiales frente a los que se extiende vean garantizada la seguridad y la previsibilidad. No en vano la noción de espacio público se puso de moda entre los planificadores sobre todo a partir de las grandes iniciativas de reconversión urbana, como una forma de hacerlas apetecibles para la especulación, el turismo y las demandas institucionales en materia de legitimidad. En ese caso hablar de espacio, en un contexto determinado por la ordenación capitalista del territorio y la producción inmobiliaria,  siempre acaba resultando un eufemismo: en realidad se quiere decir siempre suelo.

“Ciudades para todo@s. Por el derecho a la ciudad, propuestas y experiencias”

“Ciudades para todo@s. Por el derecho a la ciudad, propuestas y experiencias”

A través de una compilación de casos de estudio realizados en Argentina, Canadá, Chile, Egipto, India, Japón, Sudáfrica, etc., se presenta el empoderamiento que están protagonizando los ciudadanos por reivindicar el derecho a la ciudad. Su objetivo es incidir en la elaboración de las políticas públicas, para generar cambios estructurales en su entorno, y así alcanzar la equidad social. La organización del espacio urbano, analizado desde la perspectiva de Jordi Borja, Giuseppe Caruso y Yves Jouffe, entre otros, busca que todos los ciudadanos tengan acceso a una vida de calidad, para que puedan crear “otra ciudad posible”, expresión con la que los autores presentan el libro. Los casos chilenos presentes en el libro corresponden a la Población Lo Hermida (Peñalolén) y Villa Los Cóndores (Temuco).